12 de noviembre de 2010

Fútbol y homosexualidad


(Foto: AP - ElMundo.es)

Me llegó ayer a Facebook, por medio de Leo del Mar, el enlace a una noticia en el diario El Mundo en la que no había reparado y que resulta, cuando menos, curiosa. Que ha habido y hay jugadores gays lo sabe casi todo el mundo de dentro del fútbol y mucha gente de fuera pero, por mucho que lo pida Mario Gómez (o una decena o más de jugadores de los que tienen mayor repercusión mediática) la consigna va a seguir siendo la que expresa el representante de uno de los futbolistas que protagonizan la reciente telenovela argentina  Botineras,  en la que se aborda este tema sin tapujos: en la escena [que transcribo debajo] el representante le dice algo que, aunque se trate de una ficción, se parece demasiado a la realidad:


«Todos nos damos cuenta que el Lalo te gusta [...] A mí realmente no me interesa lo que te pase con él, es por ti, no es un problema mío, es tuyo. Digo... no quiero un quilombo para resolver nuevo [...] Si abres la boca de más, os fuiste para siempre. Esto es fútbol, es algo que te estás olvidando. Mirá cuando salís a la cancha y todo el mundo sabe que te estás comiendo a un compañero de trabajo, todos sabemos de todo en el fútbol, pero la hinchada no te lo va a perdonar, porque no hay periodistas gays, no hay dirigentes gays, no hay jugadores gays, no existen los gays».

También en la mencionada red social Lola Gracia, amiga feisbuquera y escritora y bloguera ella misma, me apunta «que salgan si quieren... Es una decisión muy personal ¿No?» Y le contesto que de decisión personal, nada de nada. Cualquier jugador en activo que salga del armario (al menos fuera del estrecho y estricto ámbito del propio vestuario o, como mucho, del propio club) está condenado hoy por hoy a abandonar ese deporte como los que han sobrevivido al paro cardiaco y se han librado por los pelos de la muerte súbita...

En el artículo que me pasa Leo se menciona también a Marcus Urban, que por lo que yo sabía no llegó siquiera a poder jugar como profesional en la Bundesliga. Puede que no lo hayan visto si no les gusta el fútbol, pero uno de los espectáculos más bochornosos que he podido contemplar (y no en uno sino en varios partidos del Real Madrid) es prácticamente a TODO el público del Santiago Bernabeu CANTÁNDOLE a uno de sus ídolos, casado y con hijos (independientemente de que sea cierta o no su pretendida homosexualidad, que ni lo sé ni me importa) una canción popular a la que habían cambiado la letra original por la frase "Guti maricón" repetida una y otra vez...

Añade Leo que "desde luego, pocos tendrán el valor de Justin Fashanu (hasta su hermano, también futbolista, lo repudió). Incluso se acabó suicidando. Gareth Thomas (rugby) se ve que antes que suicidarse prefirió hacer su particular outing y, bueno, parece que se le respeta un poco más, al menos entre sus compañeros". Sobre Justin Fashanu y su caso puede encontrarse mucha información en internet, pero quiero destacar este reportaje de la web de la BBC (en inglés), del que me interesa sobre todo ahora destacar el siguiente pasaje:

La homosexualidad sigue siendo algo acerca de lo que los futbolistas profesionales no suelen hablar, y mucho menos admitir. El maltrato de los fanáticos y colegas hacia Fashanu en la década de 1980 sigue siendo un factor desmotivador para los futbolistas que se han planteado 'salir del armario'. A pesar de los anuncios [de marcado carácter] homoeróticos protagonizados por futbolistas, en los que se retratan sus cuerpos y su masculinidad, el fútbol está obsesionado aún por representar una imagen de macho. [...] Sin embargo, el controvertido agente Justin, Eric Hall, considera que no hay más futbolistas profesionales homosexuales, y cree que nunca los habrá. Dice que el fútbol no es compatible con ser gay.

Esto último recuerda bastante a las penosas declaraciones recientes del presidente de la Federación Croata de Fútbol, Vlatko Markovic, que ha dicho a un diario de su país que mientras él ocupe ese cargo no permitirá la presencia de jugadores homosexuales en el equipo nacional. No ha sido la única demostración de homofobia de Markovic: preguntado por el diario Vecernji List si de hecho había conocido algún caso de jugador de fútbol gay, Markovic lo ha negado diciendo que "afortunadamente, al fútbol solo juega la gente normal"

7 comentarios:

Víctor Pérez dijo...

Pero es inevitable... Acabará saliendo alguien, antes o después. Costará más, pero en cuanta haya dos o tres, empezará a no ser noticia. Lo que pasa es que no sé cuándo ocurrirá.

Felicidades por el blog y te pongo en mi lista. Saludos

Eastriver dijo...

Pues hay gays en todas partes aunque ciertas ánimas impresionables prefieran mirar hacia otro lado... Esto me recuerda la época de Guardiola como jugador, cierta polémica porque dio un beso a un compañero. Él no es gay y el entorno se molestó porque besos no. En el siguiente partido se volvieron a besar, ya ves, en plan hermanos, pero eso es polémica en el fútbol. Bueno, no es cuestión de elección, es cuestión de tiempo, todo llegará. Aunque los tabúes dicen poquísimo del entorno de este deporte.

Isabel Martínez Barquero dijo...

Todos respiraremos más tranquilos cuando en el mundo no haya inspectores de tendencias de entrepierna.
¿Qué tendrá que ver la tendencia sexual con la dedicación profesional?
Siempre he detestado a estos tipos, Ángel. No son trigo limpio.

Juan de Dios García dijo...

Todo fluye...
Tiempo al tiempo.

Thornton dijo...

En el BarÇa cantan: Michel, Michel, Michel maricón, maricón, maricooón. Por aquello de tocarle los huevos a, no me acuerdo de su nombre, sí Valderrama.

Todo esto pasará. El insulto durará más tiempo, pero que se admitan compañeros de vestuario o ídolos homosexuales, ya mismo. Al tiempo.

Maia dijo...

Hola Angel, vengo del blog de Isabel. Creo que la mejor señal de que estamos en un mundo que ha dejado de ser homofóbico será cuando los gays no tengan necesidad de ir por allí diciendo "soy gay". Acaso los heterosexuales salimos con un cartel anunciando? por qué deben ellos "avisar"? Supongo que es, como han dicho anteriormente aquí, una cuestión de tiempo.
Un abrazo,

Ángel Paniagua dijo...

Dejo aquí, a modo de actualización, este artículo de El Mundo [http://www.elmundo.es/elmundodeporte/2012/09/13/futbol/1347553543.html]:

La bomba ha estallado en Alemania. Por primera vez, un futbolista de la Bundesliga ha confesado su homosexualidad. Lo ha hecho en la revista "Fluter", publicada por el prestigioso Centro Alemán de Formación Política, y, de momento, el nombre del jugador permanece en el anonimato. "Si mi sexualidad se hiciera publica, ya no estaría seguro. "Tengo que ser un actor día tras día y negarme a mí mismo", declaró el susodicho. Esta noticia ha sido celebrada hasta por la canciller Angela Merkel.

El jugador advierte que no sabe cuánto más resistirá en silencio. "No sé si podré soportar hasta el fin de mi carrera la presión creciente entre el modelo de jugador heterosexual y el posible descubrimiento".

La entrevista tuvo una amplia repercusión en Alemania. El diario sensacionalista "Bild", el más leído del país, destacó que es la primera vez que un jugador da ese paso en la Bundesliga. Para el semanario "Die Zeit", comenzó el fin del tabú ya que aunque la entrevista sea anónima, hasta ahora no hubo nada similar en Alemania.

Angela Merkel no ha querido estar ajena al caso y ya ha mandado su apoyo a los futbolistas homosexuales. "Soy de la opinión de que todo aquel que asuma el riesgo y tenga el valor (de confesar que es homosexual) debe saber que vive en un país donde no tiene nada que temer. Es mi mensaje político", dijo la líder conservadora.

El futbolista, del que la revista sólo precisa que juega en uno de los 18 equipos de la primera división alemana, asegura que conoce a varios jugadores homosexuales en la Bundesliga. Además, da por hecho que sus compañeros de equipo conocen su situación. "Casi nadie habla de esto, pero todos tienen que saberlo".

¿Vivió por eso alguna situación incómoda? "En absoluto. No conozco ningún jugador en toda la Liga que tenga un problema con eso. Por supuesto al principio hay alguna situación en las duchas algo incómoda para ambas partes, pero no me interesan mis compañeros y al final es igual para todos", declara el anónimo futbolista.

La verdadera "amenaza" no viene de los otros futbolistas, sino de los hinchas y de los medios, aclara. "Historias, titulares, revistas... Todos querrían descubrir las cosas -seguramente malas- que hago con mi pareja bajo las sábanas. Mi pasión, el fútbol, sería irrelevante. O bien voy con mi novio a un evento y luego estoy tres semanas en todos los medios, o lo limito a mi esfera privada y me miento a mí mismo. Sencillamente, no hay solución", se queja el futbolista.
Neuer y Mario Gómez animaron a los gays

Allá por febrero de 2011 se especuló con la posibilidad de que el actual portero del Bayern de Múnich, Manuel Neuer, fuera homosexual. El internacional alemán realizó unas declaraciones en las que animaba a los futbolistas gays a salir del armario. "Los fans van a acostumbrarse rápidamente, porque lo que a ellos les importa es el rendimiento del jugador, no sus preferencias sexuales. Quien sea homosexual debería decirlo, ya que alivia", declaró por entonces Neuer.

Unas declaraciones similares realizó unos meses antes Mario Gómez. El delantero del Bayern Múnich, al igual que Neuer, aconsejó a los futbolistas homosexuales que hiciesen publica su condición para jugar liberados. "En Alemania tenemos un ministro de exteriores (Guido Westerwelle) que es homosexual y el alcalde de Berlín (Klaus Wowereit) es también gay, por lo que los futbolistas profesionales que lo sean deberían confesarlo", defendió el jugador en la revista Bunte en noviembre de 2010.